Tratamientos

Psicología Clínica

Elena Gómez Barragués

 

 

Teléfonos: 983 308 265 / 625 760 422

CLÍNICA MÉDICA HIPÓCRATES

C/. Recoletas nº 7. 47006 Valladolid

www.policlinicahipocrates.es

En la consulta de Psicología Clínica se realiza atención psicológica tanto en el área de adultos como en el área infantil y de adolescentes.

 

Desde una orientación principalmente cognitivo-conductual, se lleva a cabo una evaluación psicológica para, posteriormente, programar con el paciente una intervención terapéutica.

 

Los problemas que se atienden son de muy diversa índole, como puede apreciar en los apartados del menú correspondientes a "tratamientos para adultos" y "tratamientos en la infancia y adolescencia".

 

En cualquier caso, se ofrece una atención personalizada, con un servicio flexible, completo y de calidad, adaptándonos a sus necesidades.

 

¿En qué consiste la terapia psicológica individual? ¿Para qué sirve?

El objetivo de la terapia individual es alcanzar un mayor conocimiento sobre uno mismo. Esto es, que pueda entender sus emociones, sus conductas…, y cómo sus pensamientos (muchas veces automáticos) dan forma a su malestar. De esta forma usted aprende a dominar sus emociones negativas, mejorar su capacidad para tomar decisiones y desarrollas una autoestima sana, que te permite relacionarte mejor.

 

En la primera sesión trataremos de comprender la situación que atraviesa y se le darán orientaciones sobre cómo podemos avanzar para que se encuentre mejor.

 

Después de esta primera sesión, si es necesario, se iniciaría una fase de exploración en profundidad de su problema y de sus circunstancias, y posteriormente exploraremos y trabajaremos con una serie de herramientas que posibiliten una comprensión mejor de su malestar y las formas más eficaces de hacerle frente.

 

Generalmente, el tratamiento se basa en el enfoque cognitivo-conductual, que es una forma de tratamiento psicológico que cuenta con muchas pruebas de eficacia en estudios científicos. Este tipo de terapia es breve y se orienta a cambios concretos, que se pactan con el paciente.

 

Los tratamientos de este tipo tienen una duración muy variable, pues se adaptan siempre a la situación de cada paciente. Una terapia individual para problemas de ansiedad, por ejemplo, dura entre 8 y 15 sesiones; para depresiones, la duración puede ser algo mayor, acercándose a las 14 a 18 sesiones. Por lo tanto, la duración depende mucho de cada paciente y de la problemática por la que consulta.

 

Al principio es conveniente que se realice una sesión por semana, si bien, conforme el paciente va mejorando, se pueden espaciar las sesiones a una frecuencia quincenal o mensual, según los casos.

 

La terapia individual se emplea a menudo para trabajar los problemas de ansiedad, la baja autoestima, la inseguridad personal y la toma de decisiones, el autocontrol de emociones problemáticas, la sensación de estancamiento en la vida (tanto en el área sentimental como en otras, como la vida laboral, las relaciones con otras personas significativas, etc.), los problemas sexuales (también cuando no se tiene pareja o ésta no quiere participar en la terapia), etc.

 

En ocasiones, algunos de estos problemas están relacionados con la pareja o con otras personas de la familia. En estos casos, puede ser interesante valorar si es oportuno enfocar la terapia como una terapia de pareja o una terapia familiar. Este enfoque puede ser más interesante en casos más complejos o de más larga evolución.